Nuevo! Version Movil!
¿Olvidó su contraseña?

¿Todavía no te registraste? Registro Usuarios Registro Comercios & Servicios

Acceso Usuarios

Ir al home de En Don Torcuato

Ej: Pizzería, taller, zapateria Josecito

Ver Directorio Completo (1655 Comercios)

Ej: Television, Cafetera, heladera

Ver todos los Anuncios Clasificados (0)

Entrevistas en Don Torcuato

Se encontraron 3 Entrevistas

  • Bienvenidos a Don Torcuato

    Juliana Fernández Farro (www.julifernandezfarro.com.ar) es artista plástica. Tiene 30 años y dos hijos. Nació en Capital, y es una de las nuevas vecinas de la zona.

    ¿Por qué eligieron Don Torcuato para vivir?

    “Cuando quedé embarazada de mi segundo hijo, junto con mi marido realmente sentimos la necesidad de ir a vivir a un lugar más tranquilo, alejados de la ciudad, y tratar de que nuestros hijos crezcan en contacto con la naturaleza. Ahí conocimos Don Torcuato, y nos enamoramos de los árboles y la cantidad de espacios verdes que encontramos acá. Recuerdo que veníamos a ver lugares y había calles por las que andábamos y decíamos "queremos vivir en un lugar así". En primavera y otoño, por Balbastro hay colores en los árboles que me fascina ver a la tarde. Es algo que no me canso de disfrutar a pesar de todas las veces que lo vi. Acá encuentro que tengo mucho más espacio y mucho más tiempo que en la ciudad para poder trabajar más tranquila. Sobre todo la calidad de trabajo es distinta, ya que tener como estímulo el pasto y el canto de los pájaros no es lo mismo que tener un marco de bocinas y cemento. El silencio y la tranquilidad que encuentro en mi casa, es lo que necesito para poder desarrollar mi trabajo más tranquila, contenta y poder conectarme con mi arte”

    ¿Cómo surgió esto de la pintura?

    Cuando nació Tomy, su primer hijo, Juliana se volcó de lleno a la pintura, junto con la necesidad de explotar su costado creativo, y de trabajar desde su casa. Después de explorar técnicas y materiales, se quedó con el arte pop:” El arte pop significa para mi el medio más directo para poder volcar todo lo que me gusta de las distintas ramas del arte como la música, la literatura y, por supuesto, la pintura”

    ¿Qué significa la pintura en tu vida?

    Pintar, le resulta maravilloso tanto en el nivel estético expresivo, como en el productivo operativo: “Me permite poder tener el taller en mi casa, trabajar con mis horarios, mis momentos y, aunque lo desarrollo con la seriedad que todos los trabajos requieren, tengo días de mayor trabajo que otros, pero por una cuestión de capacidad. Es decir, hay días que puedo terminar de resolver tres cuadros y otros en los cuales no toco los pinceles, sino que me dedico a organizar el trabajo, o prepararlo para otro día. Pintar me permite poder disfrutar de mi casa, de mis hijos, de mi espacio sin necesidad de tener que salir y además, puedo hacer conocer mi concepto de estética y colores.

    De todos los lugares, Juliana y su familia eligieron Don Torcuato para establecerse. “Mucha gente pensaba que me resultaría difícil la adaptación, pero desde el primer día que amanecí en Don Torcuato, pensé que este era mi lugar y el lugar en que quiero que crezca mi familia. Ahora, cuando vuelvo a Capital, siento que lo que antes era cotidiano, ahora es solo un paseo. Por suerte siempre vuelvo a mi casa en Don Torcuato."

    Nadia Isasa para “En Don Torcuato”

    Si conoces alguna personalidad, algo curioso o algo que consideres interesante para contar sobre Don Torcuato, comunicate con nosotros a andres@endontorcuato.com.ar

  • "Hecho “En Don Torcuato”

    Lo del agua por acá no es cosa nueva. Ya sabemos que el agua de Torcuato no es potable. Estudios de la tercera napa han mostrado exceso de Nitratos y Arsénico. Frente a esta situación nos resultó interesante entrevistar a la empresa que inició con el agua en Don Torcuato y conocer una parte de su historia y como se fueron adaptando a las necesidades de los consumidores.

    La Clementina, una fábrica de soda y agua. Es vecino, también empresario. Su nombre es Pablo Ricardo Gobbi, tiene 47 años y es dueño de la fábrica. Lo acompañan su esposa y sus 3 hijas: Virginia, Johanna y Stephanie de 21, 19 y 16 años respectivamente. Ellas colaboran en la administración y la atención al público

    ¿Cuál es la historia de la Clementina?

    La Clementina empezó vendiendo soda, en envases de vidrio y con capuchones de plomo. Por entonces, los caminos eran de tierra y los repartos se hacían en chata y caballo. En esos tiempos, las napas estaban en buenas condiciones, el agua se extraía de pocos metros y era apta para su consumo.

    La fábrica, fundada en 1957, fue la primera de su tipo en la zona. Luego, surgieron otras empresas familiares, pero se vendieron o cesaron su actividad, quedando de esta manera como la única de su rubro. La generación de Pablo es la tercera dentro de una historia familiar dedicada al agua, recién se estaban marcando las calles cuando su padre inició su emprendimiento, “un pionero y visionario de Don Torcuato” afirmó el hijo.

    ¿Cuando empezaron a vender agua mineral?

    Recién en la década de 1990 se comenzó a vender agua mineral, no por gusto de la gente sino lamentablemente por una necesidad y nosotros tuvimos que adaptarnos a esa necesidad, ya que las napas se fueron contaminando cada vez más con nitrato y dureza (sarro).” contó el empresario. Todas las familias de clase media, en la mesa tenían su sifón, que se mezclaba y se compartía con vino o jugo.

    ¿Qué opinas de las cloacas que se están desarrollando?

    Como vecino, Pablo Gobbi dijo: “Claro que lo de las cloacas es muy bueno, para mejorar la calidad de vida de los torcuatenses. En general, asombrosamente por lo que se pudo ver en otros barrios, cuando llego el agua de red, la venta de agua mineral aumento.”

    ¿Qué perspectivas ves para el futuro?

    Respecto al mercado del agua, concluye: “Hay mercado para todos en este rubro. El sol sale para todos. Aunque siempre hay empresas que quieren acaparar el mercado”.

    Reflexiones

    Luego de finalizar la entrevista, me puse a pensar como vecino de Don Torcuato, que notable poder contar con empresas familiares de la zona, que hayan surgido aquí como proyecto y que hoy continúen desarrollándose en la zona, recreándose de acuerdo a las necesidades del consumo interno. Continuemos nosotros también con este desarrollo, favoreciendo y promoviendo el permanente crecimiento que Don Torcuato se encuentra atravesando, principalmente en estos últimos tiempos.

    Nadia Isasa para “En Don Torcuato”

    Si conoces alguna personalidad, algo curioso o algo que consideres interesante para contar sobre Don Torcuato, comunicate con nosotros a andres@endontorcuato.com.ar

  • Curiosidades “En Don Torcuato”

    Nos entrevistamos con Joaquín, un vecino de Don Torcuato, que tuvo una pequeña, pero válida iniciativa. En la vereda de su casa instaló una estructura de madera que soporta un tacho de basura ecológico comunitario.

    ¿Como surgió esto de hacer unos tachos ecológicos comunitarios?

    a verdad es que hace tiempo quería tener uno en la cuadra para poder separar la basura y creo que lo que me terminó de empujar a hacerlo fue un video que vi en Internet en youtube que se llama “La historia de las cosas de Annie Leonard” . Lo recomiendo ampliamente (http://elrayoverde.blogia.com/2008/061701-the-story-of-stuff-la-historia-de-las-cosas-.php)

    ¿Cómo están compuestos los tachos y donde están ubicados?

    Son 4 tachos en total, uno de color negro con un dibujito de un mundo enfermo para la recolección municipal; uno verde para las botellas de vidrio; otro azul para las cajas de cartón; y por último uno amarillo para las botellas de plástico, solo se pueden reciclar las que son de material PET (agua mineral, gaseosas). Los tachos están ubicados sobre Asunción, entre Balbastro y Guayaquil.

    ¿Como repercutió en el vecindario?

    Un día pusimos los tachos sin avisarle a nadie. Varios vecinos se acercaron, muchos miraron con alegría, a otros a veces los ves que levantan una botella de plástico y se preocupan en ver si la están tirando en el tacho correcto. Que sé yo, pavadas, pero para mi es un montón, sobre todo porque es la conciencia que les estamos trasmitiendo a los más chiquitos.

    ¿Te gustaría agregar algo más?

    Si, De hecho me gustaría citar del video que mencioné, un párrafo para la reflexión, que me pareció muy interesante, dice “Por cada bolsa de basura que tiramos a la calle, 70 bolsas fueron necesarias para fabricar la basura que estamos tirando en nuestros tachos, las mismas que contaminan nuestros ríos, nuestra tierra y nuestro aire”. Es claro, que sirve reciclar en nuestras casas, pero es ínfima la contribución que podemos hacer como consumidores. En cambio, pienso que quizás lo que habría que cambiar es la mentalidad de “todo a la basura”, nuestra manera de consumir, probablemente si eso sucediera, sería muy distinto creo.

    Por último, me gustaría aprovechar el espacio y agradecer públicamente a todas las personas y organizaciones que colaboraron con el armado de los tachos ¿podría?

    Si claro, adelante…

    Quisiera agradecer principalmente, a mi familia por acompañarme siempre en mis “locuras”, a mi hermano por el trabajo de carpintería, al “Club del Círculo Médico de San Isidro”, por donar la madera (la misma fue reciclada del viejo quincho), a “La Bulonera de Don Torcuato” que fue quien nos donó todo en materia de tornillería, a mi amigo, por acompañarme a rescatar los tachos de la costa del río, en el bajo de San Isidro (los mismos son tirados al río por una empresa para rellenar la costa), a la “Pinturería El Atelier”, por la pintura y los accesorios, a “Casa Guido”, por su granito de arena, cal y cemento, a la Vidriería Battaglia y por último a “En Don Torcuato” por la propuesta. Muchas gracias.

    Nadia Isasa para “En Don Torcuato”

    Si conoces alguna personalidad, algo curioso o algo que consideres interesante para contar sobre Don Torcuato, comunicate con nosotros a andres@endontorcuato.com.ar